Al navegar por nuestro sitio usted acepta el uso de cookies Ok! Leer Más

Tratamientos Térmicos

Tratamientos Térmicos - Etecomb
23 de octubre de 2017 1 Comentario

El temple se utiliza para obtener un tipo de aceros de alta dureza llamado
martensita. Se trata de elevar la temperatura del acero hasta una temperatura
cercana a 1000 ºC y posteriormente someterlo a enfriamientos rápidos o bruscos y
continuos en agua, aceite o aire.

La capacidad de un acero para transformarse en martensita durante el temple
depende de la composición química del acero y se denomina templabilidad.
Al obtener aceros martensíticos, en realidad, se pretende aumentar la dureza.
El problema es que el acero resultante será muy frágil y poco dúctil, porque existen
altas tensiones internas.

El revenido es el tratamiento térmico que sigue al temple. Recuerda que un
acero templado es aquel que tiene una dureza muy alta (llamado martensita), pero
tiene el inconveniente de ser frágil y poco porque tiene tensiones internas.
El revenido consiste en calentar la pieza templada hasta cierta temperatura,
para reducir las tensiones internas que tiene el acero martensítico (de alta dureza).
De esto modo, evitamos que el acero sea frágil, sacrificando un poco la dureza.
La velocidad de enfriamiento es, por lo general, rápida.

El recocido consiste en calentar un material hasta una temperatura dada y,
posteriormente, enfriarlo lentamente. Se utiliza, al igual que el caso anterior, para
suprimir los defectos del temple.
Se persigue:
– Eliminar tensiones del temple.
– Aumentar la plasticidad, ductilidad y tenacidad del acero.
¿Cómo se practica el recocido?
– Se calienta el acero hasta una temperatura dada
– Se mantiene la temperatura durante un tiempo
– Se enfría lentamente hasta temperatura ambiente, controlando la velocidad de
enfriamiento.
Si la variación de temperatura es muy alta, pueden aparecer tensiones internas
que inducen grietas o deformaciones.
El grado de plasticidad que se quiere dotar al metal depende de la velocidad de
enfriamiento y la temperatura a la que se elevó inicialmente.

El Normalizado Este tratamiento se emplea para eliminar tensiones internas sufridas por el
material tras una conformación mecánica, tales como una forja o laminación para
conferir al acero unas propiedades que se consideran normales de su composición.
El normalizado se practica calentando rápidamente el material hasta una
temperatura crítica y se mantiene en ella durante un tiempo. A partir de ese
momento, su estructura interna se vuelve más uniforme y aumenta la tenacidad del
acero.

En Etecomb somos conscientes de que para la fabricación de componentes metálicos de gran calidad un paso de enorme importancia es el tratamiento térmico, por lo que hemos desarrollado el modelo de hornos Fornix, con el que se pueden realizar trabajos muy diversos, revenir, recocer, templar, endurecer, precalentar o secar, al tener necesidades de cada cliente muy particulares, se configura y diseñan los modelos en función al material, volumen y carga con la que se va trabajar.
A continuación mostramos imágenen de nuestro horno fornix.

IMG_1376

Un Comentario para “Tratamientos Térmicos”

  1. Me gusta saborear y visitar blogs, aprecio mucho el contenido, el trabajo y el tiempo que ponéis en vuestros post. Buscando en en la red he encontrado tu web. Ya he disfrutado de varios artículos, pero este es muy ameno, es unos de mis temas predilectos, y por su calidad he disfrutado mucho. He puesto tu sitio en mis favoritos pues creo que todos tus publicaciones son interesantes y seguro que voy a pasar muy buenos ratos leyendolos.

Deja un comentario